Qué es y cómo ayuda

LA FEDERACiÓn

¿Qué es la FESBAL?

En el año 1996, los Bancos de Alimentos de España constituyeron la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), como asociación sin ánimo de lucro, apolítica y aconfesional para contribuir, en el ámbito del voluntariado social, a recuperar los excedentes alimenticios de nuestra sociedad y a redistribuirlos a través de entidades benéficas entre las personas más necesitadas evitando su despilfarro. En la actualidad, reúne a 56 Bancos de Alimentos, uno al menos en cada provincia del territorio nacional.

circulo-pajaro

Los fines de la Federación son:

Representar a los Bancos de Alimentos ante cualquier tipo de organismo e institución pública o privada nacional o internacional para facilitarles todas las ayudas.

Coordinar las actividades de los Bancos de Alimentos, facilitando su acercamiento e intercambio entre ellos y prestarles todos los servicios que necesiten para alcanzar sus propios fines y el desarrollo de su actividad.

Firmar acuerdos de donación de alimentos excedentes o convenios de colaboración a través de los cuales se dotan a los almacenes del equipamiento técnico necesario y atender a sus necesidades económicas de funcionamiento.  Y además impulsar campañas de recogida a nivel nacional, como la Gran Recogida de Alimentos.

Canalizar y distribuir a los Bancos de Alimentos federados las aportaciones que, en forma de alimentos o ayudas monetarias, provengan de convenios suscritos o donaciones.

Promocionar y defender la figura de los Bancos de Alimentos en todo el territorio nacional, auspiciando su creación. Defender la marca y reputación, así como velar por el espíritu fundacional de los Bancos de Alimentos, sus principios de actuación y buenas prácticas.

“De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive.
Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos.”

– Thomas Carlyle

¿Cómo se trabaja?

Para conseguir la captación de alimentos y su distribución a los Bancos de Alimentos asociados, en la Federación se trabaja con criterios profesionales. En su organización interna, además de la Presidencia, Comité Ejecutivo y Dirección del Gabinete Técnico, existen áreas de Gestión Comercial, Logística, Financiera, Jurídica, Voluntariado, Comunicación, Social…, que hacen posible la consecución de los acuerdos de donación y ayudas que se suscriben. Al igual que en los propios Bancos de Alimentos, la mayor parte de su equipo de gestión está formado por voluntarios no remunerados, jubilados y prejubilados, que aportan su tiempo, su entusiasmo y su experiencia profesional anterior.

circulo-arbol-300x300

Desde su creación en Estados Unidos en 1967, los Bancos de Alimentos nacieron con un doble objetivo: resolver el hambre y combatir el desperdicio.

Por eso, con forma jurídica de fundaciones o asociaciones, los Bancos de Alimentos son organizaciones sin ánimo de lucro que operan en sociedades donde, a través del espíritu solidario y difundiendo los valores humanos necesarios, tratan de solucionar la necesidad básica del ser humano: la alimentación. Su forma de operar es luchando contra el despilfarro obteniendo alimentos excedentarios para donarlos a los más desfavorecidos a través de asociaciones benéficas.

Los Bancos de Alimentos se organizan como una empresa y se esfuerzan por ser rentables, es decir, administrando los recursos que se les confían con criterios de máxima eficacia. Funcionan gracias a una plantilla de más de 3.300 voluntarios, la mayoría ex profesionales jubilados o prejubilados, que colaboran desinteresadamente de forma estable con la entidad y aportan su anterior experiencia laboral con profesionalidad y entusiasmo.
Ya desde que se constituyó el Banco de Alimentos de Barcelona en 1987, pionero en España, estas instituciones suelen gestionarse por áreas:

  • Dirección
  • Aprovisionamiento de alimentos
  • Logística
  • Gestión de stocks
  • Distribución y relaciones con entidades benéficas
  • Administración y gestión económica
  • Voluntariado y Recursos Humanos
  • Comunicación

Es importante saber que los 56 Bancos de Alimentos del país no reparten alimentos directamente a personas particulares, los distribuyen sólo a través de las entidades asistenciales y de ayuda social registradas y homologadas por las Administraciones.

Su actividad se fundamente en base a estos principios de actuación:

  • Gratuidad, tanto en la recepción como en el reparto de alimentos.
  • Neutralidad en la distribución de alimentos, sin discriminación política, social o religiosa.
  • Profesionalidad en la conservación, seguridad alimentaria, transporte y distribución de los alimentos.
  • Seguridad de un reparto justo a través de entidades benéficas homologadas.
  • Transparencia en la gestión, al estar las cuentas auditadas.

¿Quiénes ayudan?

Gracias a un trabajo eficaz y transparente, FESBAL se gana la confianza de empresas patrocinadoras y de los donantes, que la apoyan en su tarea por reducir el desperdicio de alimentos y en su labor de asistencia a las personas desfavorecidas.

Los alimentos que recibe proceden de particulares que donan en las recogidas y operaciones kilo que se celebran periódicamente en tiendas y grandes superficies. No obstante, el grueso mayor de las donaciones de alimentos y también de las aportaciones materiales y económicas es a través de acuerdos y convenios que se suscriben con organismos públicos y privados, así como con todo tipo de empresas.

Con Fesbal colaboran solidariamente desde cooperativas e industrias productoras de alimentos y distribuidoras del sector de la alimentación, a empresas de transporte, logística y construcción; pero también hay entidades financieras y fundaciones.

Las empresas que son solidarias con la Federación obtienen a su vez ventajas, porque su donación es

  • Solidaria: Contribuye a la lucha contra el hambre.
  • Económica: Elimina costes directos del stock y los costes de transporte.
  • Deducible: El valor de la donación es un gasto fiscalmente deducible, un 35%.
  • Sostenible: Se actúa responsablemente convirtiendo los alimentos no comercializables en recursos sostenibles: lo que supondría un residuo para una empresa pasa a ser un producto solidario.
  • Ecológica: Minimiza el impacto medioambiental (1 tonelada de alimentos destruidos produce 4,5 toneladas de CO2).
  • Ética: Se incrementa el valor social del producto y de la empresa.
circulo-caja-300x300

Fesbal está asociada a la Federación Europea de Bancos de Alimentos, integrada hoy día por 257 Bancos que operan en 22 países de Europa para luchar contra el hambre y el despilfarro.