Estudios encargados por la FAO estiman que cada año se pierden o desperdician alrededor de un 30 % de cereales; entre un 40% y un 50% de tubérculos, frutas y hortalizas; un 20 % de semillas oleaginosas, carne y productos lácteos; y un 35 % de pescado. Ante esta dramática situación, debemos apostar por reducir al máximo el Desperdicio de Alimentos en nuestros hogares para contribuir a una sociedad más justa. No se trata de falta de recursos: sino de cómo se reparten estos recursos y cómo los utilizan los que tienen acceso a ellos.

A parte de planificar con antelación nuestros menús y no comprar más de lo necesario para estos, un aliado que suele pasarse por alto es la congelación de los Alimentos. En este post os contamos cómo congelar los alimentos para que os acerquéis al Desperdicio Cero en vuestros hogares. Estos son unos puntos básicos: 

  1. Para evitar pérdidas o desperdicios de alimentos, congelar los alimentos en cantidades exactas de porciones para su posterior uso, no todo el alimento o plato en su totalidad.
  2. Etiquetar los envases de los productos a congelar con la fecha de congelación, el contenido y el número de raciones.
  3. Cuando congelemos pescado, este debe estar seco y sin vísceras.
  4. A la hora de congelar las carnes, debemos deshuesarlas y eliminar la grasa visible.
  5. Si quieres congelar verduras frescas, para prolongar su vida en el congelador las herviremos antes de proceder a enfriarlas y envasar para congelación.
  6. Recuerda que la temperatura de conservación en congelación a nivel internacional se considera que es de -18ºC, ya que por debajo de esta no es posible la proliferación de bacterias.
  7. Para conseguir que las características del alimento persistan una vez descongelado, asegúrate que al congelar se forman pequeños cristales de hielo y no bloques: los pequeños cristales evitan que se rompan las membranas celulares de los alimentos.
  8. Recuerda los tiempos en los que tarda cada tipo de alimento congelado en estropearse:
    1. Pan horneado: 3 meses como máximo.
    2. Galletas: entre 6 y 8 meses.
    3. Carnes frescas: no más de 9 meses.
    4. Carnes asadas: 12 meses.
    5. Pescado: 6 meses si es magro, 2-3 meses si es graso, 2 meses si es ahumado.
    6. Huevos y yogurt: 2 meses
    7. Quesos: 6 meses.
    8. Frutas: 12 meses. Excepto cítricos, que pueden aguantar 3 meses.

Si utilizas correctamente la congelación en la Planificación de la Alimentación de los miembros de tu hogar podrás estar contribuyendo a reducir el Desperdicio y así ayudar a lograr una sociedad más justa. En el caso de que quieras tomar un paso más, te recordamos que puedes colaborar con nosotros como voluntario o haciendo un donativo en la web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>