Gracias al convenio de colaboración entre FAO y FESBAL, los Bancos de Alimentos integrados en la Federación han podido realizar importantes mejoras en sus infraestructuras técnicas y en su estructura organizativa. Firmado a finales de 2014 e implementado a lo largo de los dos años siguientes, implicó una donación económica de FAO por un importe de 4 millones de euros que ha significado un fuerte impulso para que los Bancos de Alimentos federados hayan renovado/potenciado su infraestructura, profesionalizado su gestión y consolidado sus actividades.

A través de la Mesa de Compras conjunta, creada al efecto, FESBAL ha podido adquirir nuevos equipos, maquinaria y vehículos como cámaras frigoríficas, básculas, carretillas, traspaletas, furgonetas, fregadoras y estanterías para almacenes, así como también reacondicionar o comprar naves de almacenamiento. Por otra parte, esta donación ha servido también para hacer frente a una parte de los gastos corrientes de transporte y combustible, de teléfonos y correos y de electricidad, entre otros gastos de administración de sus actividades.

Además, una parte de la donación se ha dedicado al refuerzo de la Coordinación y Gestión General de los Bancos de Alimentos de España, a través de la implantación del Proyecto de Riesgos Laborales (PRL), y el desarrollo del Programa Tribal, cuyo objetivo es mejorar la gestión digitalizada y coordinada de los alimentos por parte de los Bancos. En conclusión, se trata de mantener la viabilidad de las estructuras de los Bancos federados a medio y largo plazo.

Estas acciones ponen en valor la eficacia que ha supuesto la donación de la Fundación Amancio Ortega, por su contribución en apoyo de la propia estructura de la Federación Española de Bancos de Alimentos, que se dota y refuerza con los mejores medios posibles para que los Bancos de Alimentos puedan seguir realizando su imprescindible labor social en favor de las personas más desfavorecidas de nuestro país, tarea que es reconocida por el 92 por ciento de los españoles.

 

Igualmente, en estos dos últimos años, ha habido un importante incremento en la distribución de alimentos por parte de los Bancos de Alimentos, pasando de unos 142 millones de kilos en 2014 a los más de 153 millones de kilos en 2016.

En paralelo y como consecuencia directa, ha aumentado la cantidad de voluntarios permanentes que dedican una parte de su tiempo a trabajar de forma desinteresada con los Bancos de Alimentos. Si en 2014 se contaba con la colaboración de 2747 voluntarios, actualmente esta cifra asciende a 3.225 colaboradores voluntarios estables.

Igualmente, se ha ampliado el número de entidades benéficas atendidas FESBAL, que son finalmente las que entregan los alimentos a las familias más desfavorecidas. En estos dos años, se ha pasado de 8652 ONGs en 2014 a 8.875 entidades benéficas de reparto o de consumo, en caso de los comedores sociales, a las que llegaron los bancos de alimentos en 2016.

Finalmente, en cuanto al número de beneficiarios ha habido una ligera reducción, pasando de 1.667.474 personas en 2014, a la cifra actual situada en 1.511.085 personas atendidas en 2016.

Related Post

Leave us a reply

*

*